29 diciembre, 2016

Reseña: El Chico de las Estrellas, de Chris Pueyo

Título: El chico de las estrellas
Autor: Chris Pueyo
Editorial: Destino
Número de páginas: 145 (ebook)
Año de publicación: 2015
Precio: 12,95€ (físico) / 7,99€ (ebook) / 7,59€ (Kindle)
Comprar: Amazon / Fnac / Casa del libro
Érase un niño que jamás vivió más de dos años seguidos en una misma casa, por lo que decidió pintar las paredes de todas sus habitaciones con estrellas. Su rechazo al colegio y una familia inusual le empujarán a emprender un viaje donde no todo serán constelaciones y pedirle deseos a la luna. Es hora de bajar al barro, equivocarse con una princesa y terminar encontrando un príncipe… ¿o no? 

Sus ansias de libertad, tres antídotos de supervivencia y unas botas plateadas le acompañarán por un mundo muerto donde los sueños llegan descalzos y despeinados a Ninguna Parte.


Tenía sentimientos encontrados hacia El chico de las estrellas. Por una parte, desde que se publicó, tenía muchas ganas de leerlo, puesto que daba la sensación de que sería una lectura distinta. Por otra parte, sin embargo, tenía miedo de encontrarme con una historia insulsa. Finalmente, decidí darle una oportunidad y creo que tomé la decisión acertada. Solamente espero poder escribir una reseña que le haga justicia, aunque no sé si estaré a la altura.

El chico de las estrellas es una novela muy breve (en su versión ebook, cuenta con tan solo 145 páginas y, en físico, 208) que contiene fragmentos en los que la letra va aumentando notablemente, por lo que se trata de una lectura muy rápida y ligera. Si a esto le añadimos el hecho de que engancha desde su primera página y de que Chris Pueyo nos narrará su propia historia mediante un ritmo ágil y dinámico, es imposible no devorarla en apenas unas horas.

Chris Pueyo consigue hacerte llegar su historia por medio de las palabras de tal forma que te remueve por dentro. La forma en que nos presenta su mundo resulta de lo más interesante: a pesar de encontrarse ficcionalizada, se siente tan real que te hace conectar con la que fuera la historia personal del autor. 

Es una novela, no obstante, que puede llegar a hacerse repetitiva en alguno de sus capítulos, puesto que su autor repite elementos que ya ha contado en varias ocasiones y, además, utilizando la misma fórmula, con las mismas palabras que ha escrito en un primer momento, a pesar de que después vaya a seguir contando otra parte diferente de su historia que ya vuelve a ser interesante.

El final, además, te sabe a poco, te deja con la sensación de que falta algo más. Es verdad que queda cerrada la historia de El Chico de las Estrellas y de todos los personajes que lo acompañan a través de las páginas, pero te quedas con esa sensación de saberte a poco.


La prosa es uno de los puntos fuertes de la novela, pues, por lo general, está tan bien escrito que disfrutas de su lectura. Está escrita con un lenguaje muy metafórico y, se podría decir, poético que hará las delicias del lector. Sin embargo, hay ocasiones (aunque son pocas) en las que cambia el tono y no termina de cuadrar. Además, utiliza fórmulas para captar la atención del lector que suelen estar bien escogidas (como querido lector o duendecillos), pero que, en algunos momentos, no terminan de convencerme (como, por ejemplo, al comienzo del capítulo 7 ese «¿Cómo vas, querido lector? ¿Te está gustando?»). 
Alguien me dijo que los secretos son necesarios para vivir. Tesoros internos de cerrojos sin llave. Estos tesoros nos marcan por dentro.
Por otra parte, aparecen también referencias culturales constantes (sobre todo, de cine y literatura) que están muy bien seleccionadas, aunque alguna que otra puede llegar a chirriar

En cuanto a los personajes, habría que mencionar que son personajes con una gran fuerza, personajes muy especiales. Obviamente, destaca El Chico de las Estrellas, un personaje tan bien construido, tan real, tan humano, con sus virtudes y sus defectos, que es imposible no sentirte identificado por él. Todos los personajes que lo rodean, además, están tan bien construidos y serán personajes que te llegarán tanto como él (por ejemplo, su abuela). 

En definitiva, El chico de las estrellas es una novela impresionante que te removerá por dentro y que era totalmente necesaria.


4/5

3 comentarios :

  1. Hola!!
    Tengo ganas de hacerme con El Chico de las estrellas. Ya me habían dicho que aveces se vuelve repetitiva como dices y eso me echa un poquito para atrás. Pero igual espero tenerlo.
    Me encantaron las fotos *_*
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      A pesar de resultar algo repetitiva vale la pena leerlo, así que te animo a hacerlo. :)
      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. Me acabo de leer el libro y en un primer momento andaba igual que tú que no sabia si me iba a gustar o no.
    Me quedo con lo que se lee rápido, pero es verdad que en algunos momentos con tanta metáfora te pierdes un poco de la historia, lo cual en parte me ha parecido un punto.
    Es una buena lectura por lo general, aunque estoy contigo en que el final sabe a poco.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar