10 abril, 2017

Reseña: Caperucita en Manhattan, de Carmen Martín Gaite

Título: Caperucita en Manhattan
Autor: Carmen Martín Gaite
Editorial: Siruela
Número de páginas: 264
Año de publicación: 1990
Precio: 10,90€ (papel) / 5,99€ (ebook)
Comprar: Amazon / Fnac / Casa del libro 

Sara Allen es una niña de diez años que vive en Brooklyn, Nueva York. Su mayor deseo es ir sola a Manhattan para llevar a su abuela un tarta de fresa. La abuela de esta moderna Caperucita ha sido cantante de music-hall y se ha casado varias veces. El lobo es míster Woolf, un pastelero multimillonario que vive cerca de Central Park en un rascacielos con forma de tarta. Pero el hilo mágico de este relato se centra en miss Lunatic, una mendiga sin edad que vive de día oculta en la estatua de la Libertad y que sale de noche para mediar en las desgracias humanas o, si es necesario, llegar a regalar un elixir capaz de vencer al miedo.
Carmen Martín Gaite (1925-2000) es una de las narradoras más representativas de la literatura española de la Edad Contemporánea, habiendo obtenido el Premio Nadal 1957, el Premio Príncipe de Asturias de las letras en 1988 y el nacional de las letras españolas en 1994. Si bien la mayoría de su obra se adscribe dentro de lo que se conoce como neorrealismo u objetivismo, en Caperucita en Manhattan Martín Gaite se acerca más al género de la literatura infantil y juvenil mediante la técnica del plagio creativo para reescribir el cuento de Caperucita Roja desde una perspectiva más actual. 

La novela empieza con buen ritmo, a pesar de ser algo lentos sus primeros capítulos porque son bastante introductorios. Cabría esperar que, después de unos capítulos así, la historia empezara a funcionar y se entrara a narrar los hechos que la rodean, pero no es este el caso: el resto de la novela no solo no mejora, sino que pierde el poco ritmo que tenía.

El problema fundamental de la novela es que esa historia no avanza. La autora se centra en presentar en profundidad a cada uno de los personajes que aparecen y en describir el espacio que rodea la historia, con demasiada información que resulta irrelevante para la evolución de la trama. Se consigue así un ritmo demasiado lento y la historia se hace muy pesada. Personalmente, he terminado leyéndome alguna que otra página muy por encima y sin prestar casi atención a lo que se nos contaba en ella porque no se relataba en ella nada interesante.

Cuando la historia consigue avanzar, la trama se soluciona de la manera más simple posible, con un final totalmente abierto y que no deja nada claro: la situación no está como al principio, sino que se queda aún peor que como empezó si bien es verdad que transmite una enseñanza de lo más importante en el mundo actual


Me atrevería a decir que lo mejor que tiene Caperucita en Manhattan es la pluma de la autora: con un tono inmejorable que se adecúa totalmente al tipo de historia que se nos está intentando transmitir, Martín Gaite logra una prosa impecable con la que consigue aliviar un poco la pesadez de la trama. 

Otro de los logros de Carmen Martín Gaite es, sin ninguna duda, el haber retratado unos personajes tan especiales en una novelita tan corta. Si algo bueno tiene el hecho de que presente a cada uno de los personajes en profundidad es que ha conseguido unos personajes redondos, que evolucionan, que están muy bien construídos. Sara Allen, nuestra protagonista, será en quien podamos observar esta evolución en un mayor grado, consiguiendo así un estupendo personaje que se vuelve totalmente realista. Sin embargo, si habría que destacar otro personaje sería a miss Lunatic, puesto que está rodeada de un halo de misterio y de una magia que la convierten en un personaje que te marca.


En definitiva, Caperucita en Manhattan es una novela que se hace muy difícil de leer pero que tiene una prosa brillante y unos personajes llenos de magia.
Y es que cuando la estatua d ela Libertad cierra los ojos, les pasa a los niños sin sueño de Brooklyn la antorcha de su vigilia.
2/5

1 comentarios :

  1. Esta vez se escapa un poco de mi estilo, pero gracias por la reseña, además si la historia no avanza demasiado normal que no le hayas puesto mejor nota :)

    ResponderEliminar