21 abril, 2017

Reseña: Por trece razones, de Jay Asher

Título: Por trece razones
Título original: 13 Reasons Why
Autor: Jay Asher
Editorial: Nube de tinta
Número de páginas: 304
Año de publicación: 2017
Precio: 16,95€ (papel) / 8,99€ (ebook)
Comprar: Amazon / Fnac / Casa del libro 
No puedes poner freno al futuro.

Ni reescribir el pasado.

La única forma de revelar los secretos es... darle al «Play».

Una caja, trece caras de casete, trece culpables y una víctima.

Apenas han pasado dos semanas desde el suicido de Hanna, cuando Clay encuentra una misteriosa caja en la puerta de su casa. La caja contiene unos casetes que serán el comienzo de un perverso juego que involucrará a todos los responsables de la muerte de Hanna.
Por trece razones de Jay Asher es el tema del momento gracias a la adaptación que ha llevado a cabo Netflix en forma de serie de televisión con la cantante y actriz Selena Gomez como productora ejecutiva.

Cuando Clay Jensen recibe una caja con 7 cintas de casete sin remitente, no puede sentirse más intrigado ante la incógnita de quién las ha enviado y cuál es el contenido de esas cintas hasta que reproduce la Cara A del primer casete y descubre que quien lo ha enviado no es otra que Hannah Baker, la alumna que se suicidó hace unas semanas. Sin embargo, el motivo de las cintas lo desconcierta aún más: cada una de ellas está dirigida a una de las personas que, a través de sus actos, la empujaron a cometer el suicidio. Si has recibido la caja con los casetes, es que eres uno de los culpables.

Con un argumento como el anterior, Por trece razones no puede sino engancharte desde su primera página, con la tensión aumentando en cada capítulo y con un ambiente de misterio con los que es imposible soltar el libro hasta saber cuáles son los motivos que llevaron a Hannah Baker al suicidio. Es esta tensión la que consigue que la novela funcione con un ritmo ágil y trepidante y que sea una lectura rápida. 

Me atrevería a decir que el punto fuerte que tiene la novela es la profundidad con la que se aborda su tema principal: el suicidio, que aparece retratado de una forma excepcional. Sin embargo, no se queda ahí sino que también también todos los temas que rodean al ya mencionado están tratados de una forma inmejorable. Tenía miedo de encontrarme con que aparecía reflejado de una manera muy simple, pero me he encontrado con todo lo contrario.

Es verdad que, al principio, parecía que las razones que nos iba a dar Hannah Baker sobre su suicidio iban a ser vacuas y pueriles, pero me di cuenta de que no podía estar más equivocado según se va avanzando en la trama y se va dejando ver la relación que tienen todas ellas entre sí.

La historia está narrada desde dos perspectivas, aunque ambas en primera persona: la de Clay y la de Hannah. Sobresale en todo momento, sin embargo, la perspectiva de Hannah, puesto que se podría decir que es la protagonista de la historia que se nos está narrando. La perspectiva de Clay, además, va completando la historia de Hannah a partir de lo que él vivió o vio. Es ese choque entre la realidad de Clay y la de Hannah algo a destacar en la novela, puesto que está muy bien conseguido y no te da solamente una visión interna de lo sucedido, sino también una visión externa que te ayuda a comprender más la situación. 

La prosa de la obra es otro de los aspectos que habría que alabar de ella, puesto que Jay Asher logra retratar fielmente los pensamientos de los personajes-narradores a través de un tono de lo más coherente a su forma de ser. Sí que es verdad, por otra parte, que falló en un par de ocasiones en las cintas de Hannah, cuando utilizaba un lenguaje que no veía del todo verosímil. 
Espero que estés preparado, porque estoy a punto de contarte la historia de mi vida. Más concretamente, por qué se acabó mi vida. Y si estás escuchando estas cintas, tú eres una de las razones.
Sin casi ninguna descripción acerca de los personajes, solamente por medio de sus acciones, el autor ha creado unos personajes muy realistas y coherentes. Sin embargo, habría que destacar, como no podría ser de otro modo, a Hannah Baker, puesto que es un personaje que está tratado de una manera impresionante. Es un personaje redondo y en el que podemos observar una evolución 100% verosímil. 

Por trece razones de Jay Asher es, por lo tanto, una novela cuya lectura es necesaria, no solamente porque esté escrita de una forma excepcional y porque sea adictiva desde el principio hasta el final, sino por los temas que trata y la profundidad con que los hace. Sin duda, es un libro que conciencia a todo el que lo lea sobre esos aspectos de la sociedad que son tan necesarios de conocer. 


5/5

4 comentarios :

  1. hola! recien comenzamos la serie y coincidimos contigo, muy buena entrada. te compartimos y seguro nos llevaremos otras entradas. saludosbuhos y gracias, si nos visitas seriamos muy dichosas.!!!!

    ResponderEliminar
  2. por cierto tambien somos de seamos seguidores!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Yo comencé a ver la serie porque no se hablaba de otra cosa por Twitter, pero de tanto que se hablaba me la spoilearon todo :(. No sé si seguiré porque, aunque me estaba gustando, con tanto spoiler...
    Me alegro de que hayas disfrutado tanto del libro ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola! he visto la serie pero no he leído el libro, ya que leí opiniones muy negativas. Viendo tu reseña, veo que te ha convencido, así que lo tendré en cuenta

    besos

    ResponderEliminar