11 agosto, 2017

Reseña: Caraval, de Stephanie Garber

Título: Caraval
Título original: Caraval
Saga: Caraval (1/2)
Autor: Stephanie Garber
Editorial: Planeta
Número de páginas: 432
Año de publicación: 2017
Precio: 17,90€ (edición física) / 9,99€ (ebook)
Comprar: Casa del libro / Fnac / Amazon 
Ficha: Planeta

Stephanie Garber se estrena en el mundo editorial con la publicación de su primera novela: Caraval, con la que ha conseguido seducir a las masas gracias a su mezcla de magia, misterio, aventuras y amor en un mundo tan atractivo como pocos.

Cuando Scarlett Dragna recibe una misiva de parte del maestro Legend, el creador de Caraval, después de unos años de silencio sepulcral no se puede creer que tanto ella como su hermana y su prometido hayan sido invitados a participar. Caraval es el nombre bajo el que se conoce a unos legendarios juegos repletos de magia en los que el premio es de lo más tentador. Sin embargo, Scarlett no quiere arruinar su matrimonio con un conde al que todavía no conoce ya que ve en él la posibilidad de escapar de un padre abusivo y llevarse con ella a su hermana pequeña: Donatella. A pesar de todo, no las tiene todas consigo, pues su hermana desea participar, y es en ellos donde ve una posibilidad de liberación. Así, y gracias a la ayuda de un marinero de nombre Julián, consigue dormir a Scarlett y llevarla al espectáculo. Llegan de forma separada y, en cuanto Scarlett pisa por fin la Isla de los Sueños (donde se llevan a cabo los juegos), se da cuenta de que Donatella ha desaparecido... 

El debut literatio de Stephanie Garber está narrado en su gran mayoría en tercera persona, aunque también aparecen cartas en primera persona y, de hecho, es así como se nos presenta el primer capítulo: a través de los mensajes que le escribe Scarlett al maestro Legend invitándole a su isla y con la respuesta final de este. No se puede esperar que nos cuenten gran cosa, ya que son bastante breves, pero consiguen transportar al lector la magia que gobierna en Caraval, por lo que el comienzo no es más que extraordinario.

Así pues, la autora te mete de lleno en el mundo que ha creado y hace que conectes con su historia y sus personajes durante todo el transcurso de la novela. Te transmite todas y cada una de las emociones que siente su protagonista como si fueras tú quien estuviera viviendo los acontecimientos que se nos cuentan. Ahora bien, esos sentimientos nos los trae la autora por medio de la acción, pues a la hora de explicarlos utiliza colores, ya que Scarlett ve cada sentimiento de un color. Esto podría parecer original, pero la verdad es que no se entiende del todo bien qué color representa un sentimiento u otro y se vuelve un poco confuso y enredado. De todas formas, la historia atrapa de tal manera que lo único que puedes hacer es devorarla y, aunque es así desde el principio, sobre todo al final te mantiene en una gran tensión, con un ritmo acelerado e intenso. 

Hay momentos en los que ocurren sucesos que uno veía venir, pero en Caraval nada es lo que parece ser y en el capítulo siguiente me demostraba cuán equivocado estaba y lo sorprendente que puede llegar a ser: tiene giros argumentales que te dejan con la boca abierta. Hay que decir. por otra parte, que hay situaciones que se resuelven de una forma bastante simple, aunque en su conjunto dejan un buen sabor de boca. El final es perfecto, no tiene otro nombre: queda cerrado, pese a que abre una pequeña puerta para la segunda parte, de la que aún se desconoce el nombre pero que se publicará en inglés en 2018 y que tendrá el punto de vista de otro personaje (seguramente Donatella). 
En una ocasión le dijeron que las emociones y los anhelos alimentaban la magia que hacía posible un deseo, pero, o bien Scarlett no sentía lo suficiente, o las historias que le habían contado sobre los deseos estaban hechas a base de mentiras.
La prosa de Stephanie Garber es de lo más positivo del libro, con unos diálogos bastante inteligentes y con los que sería posible distinguir cuándo habla un personaje y cuándo habla otro aun sacándolos de contexto y quitando las referencias que se hacen en ellos (nombres, lugares, etc.). Eso sí, la autora tiende a repetir expresiones a lo largo de la obra.

No podría terminar sin decir que si me quedo con algo de toda la novela es, sin duda, con su ambientación y sus personajes. La autora nos traslada a un mundo maravilloso cuya magia traspasa las palabras por medio de la atmósfera que rodea a los personajes. Asimismo, ninguno de los personajes que aparecen resultan planos, sino que, como las cebollas, son muchas las capas que tienen y, aunque no estés de acuerdo con su forma de actuar o de ser y de pensar en muchas ocasiones, son tan complejos y están tan bien construidos que se entienden sus razones (si no en el momento de actuar, en el futuro cuando se nos explica por qué el personaje es así). Si me tengo que quedar con uno de ellos sería con Julián, que es el personaje más completo de toda la historia. 


En resumen, Caraval es una lectura que te cautivará y te arrastrará a un mundo del que no querrás salir nunca. 

2 comentarios :

  1. ¡Hola!
    Leí este libro cuando se publico y me encantó la ambientación de la historia. Me atrapó de un modo inimaginable el mundo de Caraval, de hecho confío en que hagan la peli pronto para poder ver toda esa magia en la gran pantalla ^^
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Se lee genial en tu reseña, no conocía ni a la autora ni los libros, pero realmente si dan ganas de leerlo, gracias por compartirlo, das muchas ganas de leerlo!!!

    ResponderEliminar